En esta oportunidad nos solicitaron un florero, el cliente fue muy insistente en querer el arreglo más grande disponible después de ver nuestro catalogo escogió un florero gigante de 200 rosas, siempre que solicitaban este tipo de diseños los domiciliarios rogaban para que no fueran ellos quienes lo debían de llevar pues es un diseño muy delicado y demasiado grande difícil de transportar, aún así me correspondió a mí, debía de llevarlo a Niquía a una urbanización nueva la cual apenas estaban entregando la primera torre, al llegar pregunte al portero por la destinataria pero no la conocía y me decía que ese apto estaba desocupado, así que procedí a llamar a la destinataria la que me contesto inmediatamente pero me decía que ella no vivía en el lugar,  así que mientras de la floristería me daban más información, espere hasta que se acercó un joven y me comentó que el solicitó el arreglo y efectivamente era para la niña que decía no conocer el lugar donde yo estaba ubicado así que subimos hasta el último piso y estaban acomodando todo mientras lográbamos acomodar el arreglo el joven me comentó que venía desde Australia y que conocía hace un par de años a Mónica la destinataria y que el día de hoy le propondría matrimonio y decidió regalarle aquel apartamento para su propuesta, quedé asombrado por la gran fortuna que tenía ella de tener una persona así en su vida de seguro que el arreglo le dió el toque especial a ese nuevo hogar tiempo después se comunicaron de nuevo con nosotros para que los ayudáramos a decorar su matrimonio… es de esas historias que te llenan felicidad.

Leave a Reply